Meditación para niños

meditacion para niños

Cuando hablamos de meditación para niños, surgen muchas dudas. ¿Pueden meditar? ¿Es bueno para ellos? ¿Qué ejercicios para niños son los mejores?

Bien, una respuesta rápida es que sí, la meditación para niños es muy buena para ellos y es de hecho muy recomendable que lo hagan.

Como dice el Dalai Lama, si pudieramos enseñar a meditar a todos los niños de 8 años, eliminaríamos de este modo la violencia del planeta en una sola generación.

Pero vamos a explicártelo todo en profundidad y enseñar todo lo que tienes saber sobre ello.

Beneficios de la meditación para niños

En otras culturas como la budista es normal que los niños practiquen la meditación y el yoga diariamente.

Los niños se pueden beneficiar mucho de la meditación. Están en un momento en el que son como esponjas y el aprender a meditar de pequeños les será de gran ayuda en el futuro y también en el presente.

Esta demostrado que la meditación para niños consigue:

  • Mejorar su capacidad de concentración.
  • Mejora su memoria.
  • Activan zonas del cerebro diferentes a las que suelen activar en su día a día.
  • Reduce su excitación y les hace entrar en un estado de mayor tranquilidad.
  • Reduce su ansiedad.
  • Les ayuda a lidiar con la frustración.
  • Ayuda a que concilien el sueño más fácilmente.
  • Ayuda a que descansen mejor.
  • Relaja la tensión muscular.
  • Mejora en general su salud.
  • Mejora su estado de ánimo.
  • Se conocerá y querrá a si mismo más y mejor.
  • Aprenderá a gestionar sus propias emociones.

Estos son alguno de los puntos de los que se puede beneficiar la meditación en niños. Para obtenerlos es necesario que la meditación se convierta en una práctica regular y que se haga progresivamente.

Estos beneficios de la meditación son igualmente aplicables a los adultos, podemos beneficiarnos también de todo ello si aprendemos a meditar y lo hacemos habitualmente.

beneficios de meditar en niños

5 Ejercicios de meditación para niños

La meditación para niños debe realizarse como un juego, como algo divertido que despierte su interés y que poco a poco se convierta en algo más serio y personal.

Dependiendo de la edad del niño comenzaremos con un cariz más de juego o ya como una actividad seria que pretendemos despierte su interés y curiosidad.

Algo genial para cualquier edad es que se fijen unos horarios durante la semana para la realización de la meditación con el niño.

Se puede empezar meditando 2 o 3 veces por semana 5 o 10 minutos y a partir de ahí ir ampliando según convenga.

1. Meditación para los niños ¿Qué y cómo me siento?

Al igual que haríamos nosotros mismos elegimos un lugar tranquilo, nos sentamos y comenzamos con la meditación.

Podemos empezar realizando unas rondas de respiración donde con los ojos cerrados inhalamos y exhalamos 3 veces lenta y profundamente.

Podemos realizar 3 rondas de 3 respiraciones. Respirando normal entre cada una de las 3 series.

Una vez hemos terminado, se comienza a expresar que es lo que uno siente en ese momento.

Podemos comenzar por preguntarle ¿Cómo te sientes ahora mismo? ¿Contento o triste?

¿Seguir por como te has sentido a lo largo del día? ¿Por qué crees que te has sentido así?

¿Ha habido algún momento que recuerdes de hoy donde hayas estado más contento o más triste?

Estas preguntas llevan al niño a se mente done le ayudamos a analizar sus sentimientos y poder analizarlos.

Él mismo es quien observa esas emociones, y mediante ese análisis puede liberar tensiones, energía y sensaciones que tal vez ahora no llega a entender del todo.

Con esta meditación el niño va a saber que cosas le hacen sentir alegre o triste y el por qué. Aprendiendo a controlar sus propias emociones.

2. Meditar con niños: El juego de la rana

Este ejercicio de meditación Mindfulness incrementará la capacidad de concentración del niño y le ayudará a tranquilizarse.

En esta y otras técnicas de meditación corta para niños podemos usar analogías y personales de dibujos que conozcan para que estén cómodos.

La meditación de la rana consiste en imitar su postura y comportamiento. Tienen que estar quietas e hinchan y deshinchan su barriga según respiran.

El niño aprende así a respirar hinchando y deshinchando su abdomen poco a poco sin prisa.

Esta respiración tranquila en silencio sentado hará que entre sin ser consciente en un estado meditativo que le traerá calma y tranquilidad.

Este juego de meditación para niños se puede utilizar también cuando veamos que el niño esta muy nervioso.

Recordándoselo y proponerle jugar a la imitación de la rana puede servir para calmarle, sacarlo del estado de excitación que se encuentra y que así se relaje.

3. Niños y meditación: Curiosidad y descubrimiento

En este juego de meditación para niños le invitamos a que use su imaginación, e imagine que es un astronauta y va a un planeta lejano.

Y nosotros (el niño y tu) tenemos que explicarles a los habitantes de dicho planeta de la manera más detallada posible los objetos y cosas sobre las que nos pregunten.

Podemos guiar al niño realizando la primera descripción, haciendo referencia a una fruta, un objeto, o lo que queramos.

Daremos los máximos detalles posibles con los ojos cerrados mientras imaginamos y sentimos su olor, tacto y hasta su sabor.

Este juego potencia su capacidad de expresarse, memoria, concentración e imaginación.

4. Meditación de la memoria para niños

Este juego de meditación consiste en que durante alguna de las rutinas del niño como el camino a casa desde el colegio, memorice 5 cosas que le han llamado la atención, y el por qué.

Las describa en detalle y explique por qué le han llamado la atención.

Si bien este juego funciona mejor con niños un poco más mayores, fomenta en todas las edades la memoria, y la concentración.

Al día siguiente el niño puede comprobar que de lo que recordaba era tal como el pensaba y que detalles se le habían olvidado.

En este como en todos los juegos nadie debe ganar ni perder. El fin mismo del juego es meditar y encontrarse bien con uno mismo.

5. La campana de meditación

Tocamos una campana o un cuenco de meditación y el niño tiene que levantar las mano cuando note que deja de escucharse el sonido.

Estando con los ojos cerrados el niño se concentrará en el sonido todo el tiempo que este dure, manteniendo su capacidad de atención y meditando sin esfuerzo.

cuentos de meditacion para ninos

COnsejos para meditar con niños

Como os contamos la meditación para niños puede ser un juego que les divierta y llame su atención.

Pero recuerda, hay que ser paciente, como cualquier nueva rutina cuesta adaptarse.

EL realizar esta meditación de manera periódica les ayudará a adaptarse.

Podemos realizarla en el mismo lugar y con la misa actitud. Lugar tranquilo y cómodo sin luces fuertes.

Tenemos que hacer que participe, que el niño se involucre en la meditación convirtiéndose en algo que tenga ganas de hacer.

Al terminar la meditación podemos preguntarles que les ha parecido, que han sentido y si quieren volver a jugar otro día.

Tenemos que escucharles, que se expresen es la clave, la meditación corta para niños es algo que no se puede hacer forzado.

Tienen que estar animados a ello para poder obtener sus mayores beneficios y coger este saludable hábito que es la meditación.

meditacion para ninos libro

Meditación para niños libro

Yoga y meditación para niños es un género que está empezando a coger peso dentro de los libros para aprender a meditar, y hay alguna obra realmente interesante.

Te mostramos los 3 mejores libros de meditación para niños según nuestra experiencia.

Estos libros sirven de relajación guiada para los niños gracias a sus cuidados textos que estimulan y relajan su mente.

Meditación para niños en PDF

Estos libros también pueden ser descargados en PDF, de hecho se puede comprar su versión en kindle incluso.

Pero nosotros recomendamos la versión en papel.

Buscamos que la meditación sea también un momento de desconexión, y el no tener dispositivos electrónicos cerca en esos momentos ayudará al proceso meditativo.

Técnicas de meditación para niños de a partir de 10 años

Llegada una edad, donde el niño es mucho más consciente de su mente, ideas, y pensamientos, podemos introducir a los niños a la meditación tradicional.

SI hemos utilizado progresivamente las anteriores técnicas de meditación con ellos desde muy jóvenes será una transición natural.

No existe por tanto una técnica de meditación para niños más allá de la que nosotros mismos utilizamos.

Podemos eso si realizar la meditación con ellos, guiarles, realizando una meditación guiada, y compartir experiencias tras la meditación.

Servirles de apoyo, guía en este proceso ayudará a resolver posibles dudas que les surjan y que poco a poco perfeccionen este hábito tan saludable.

tecnicas juegos meditar ninos

Vídeos de meditación para niños

Existen vídeos de meditación enfocados para niños. Estos les ayudan a concentrarse y a introducirse en el mundo de la meditación.

Muchas veces sobretodo los que están acostumbrados a utilizar en exceso las nuevas tecnologías, les cuesta concentrarse.

Esto también se aplica a la hora de iniciarse en la meditación. El niño se despista muy fácilmente, se distrae y no consigue meditar.

Por ello estos vídeos pueden servir como un buen empiece y que poco a poco cultiven el hábito de meditar.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Meditación para niños
Author Rating
51star1star1star1star1star

Deja un comentario